El sistema de salud en Nicaragua

Vacunación de un bebéUna meta importante del gobierno sandinista, después de la Revolución de 1979, era ampliar el sector de salud, de manera tal que cuando menos se pudiese garantizar la asistencia básica de toda la población.

Para ello se creó un extenso sistema de Centros de Salud, así como puestos para la atención semanal de la salud con la visita semanal de un médico, los cuales ofrecían una atención ambulante gratuita. Tuvieron prioridad medidas preventivas, tales como el esclarecimiento de la población en cuestiones de salud y vacunaciones.

Después del cambio en el poder en 1990, el sistema de salud establecido se mantenía ampliamente bajo el gobierno conservador liberal, sin embargo, fue dotado cada vez con menos recursos financieros. La deuda estatal, y en su consecuencia, las condiciones impuestas por las instituciones internacionales como el FMI (Fondo Monetario Internacional) y el Banco Mundial, impusieron “ajustes estructurales” también en Nicaragua. De manera que los gobiernos, desde los años 90 hasta 2006, apostaban, en el sector de salud, a la desregulación, liberalización y privatización.

Esto trajo como consecuencia una gran cantidad de despidos en el servicio público y considerables recortes en el presupuesto social. Mientras que en 1989 los sandinistas todavía invirtieron en la salud cerca de 50 US$ anuales por habitante, en 2004 se redujeron a 16 US$.

Debido a esto, a nivel nacional, fueron cerrados una gran cantidad de puestos de salud. Al mismo tiempo, el pago de las médicas y los médicos empleados en el sector público se había disminuido de tal manera que cada vez más de ellos preferían abrir un consultorio privado. Por otra parte, con el empobrecimiento de la población, muchos pacientes no podían permitirse un tratamiento en consultorios privados. Sin embargo, aunque existía un seguro de salud, este incluyaba únicamente a gente que tuvo  un empleo fijo. Pero con estas condiciones cumplieron poquísimos nicaragüenses.

De esta manera, se había desarrollado una “medicina de dos clases”: quien pudo pagar obtuvo un buen tratamiento de un nivel occidental; quien no, obtuvo, en el mejor de los casos, un diagnóstico, pero no pudo permitirse una terapia o los medicamentos necesarios. Debido a esto, el estado de salud general de la población había empeorado dramáticamente. La tasa de mortalidad materna era una de las más altas de Latinoamérica: 230 de cada 100’000 madres murieron durante el parto (en comparación: Argentina 85, México 65, Alemania 12 de cada 100’000). También el estado de salud infantil era lamentable: 15% de todos los niños padecían de desnutrición. 4 de cada 100 niños morían antes de cumplir los 5 años (Banco Mundial 2001, Fundación Alemana Población Mundial 2004).

La situación a partir de 2007

Con el gobierno sandinista, de nuevo en el poder desde los principios de 2007, la atención médica es gratuita otra vez. Se construyeron o se renovaron muchos puestos de salud y algunos hospitales. El suministro con materiales necesarias y medicamentos se mejoró de manera significante pero todavía está insuficiente, especialmente fuera de la capital. Al mismo tiempo, la atencion prenatal y la tasa de partos acompañados así como los controles postnatales se aumentaron significantemente.

También  se recurre con frecuencia a la asesoría familiar. Tanto la mortalidad infantil como la mortalidad materna se redujeron de manera significante.

Actividades de la Asociacion Berlín

Desde el inicio de su trabajo en San Rafael del Sur la Asociación Berlín ha apoyado al sistema de salud en el municipio hermanado. Dentro de este área se ha encontrado el suminstro permanente de los centros de salud con medicamentos básicos y el apoyo de campañas de vacunación e informativas.

El centro de salud de San Rafael del Sur recibió un saneamiento fundamental y fue equipado con un grupo electrógeno de emergencia a base de una planta fotovoltáica. En Masachapa se construyó un centro de salud nuevo. El centro de salud de San Rafael, hoy día, sirve para otras tareas comunales y fue reemplazado por una construcción nueva fuera del núcleo urbano.

Afiche referente al SIDAActivamente, la Asociación continua apoyando campañas informativas para la prevención de enfermedades evitables (malaria, dengue, diarrea, sida etc.), para la prevención de embarazos indeseados, especialmente de jóvenes, para el fomento de la lactancia y para la proscripción de violencia intrafamiliar. En el marco del proyecto SANASUR se distribuieron mosquiteros a familias con niñas  y niños menores para protegerlos de malaria y dengue. Además, los centros de salud recibieron equipos para la desinfección de casas. También, tanto la construcción de letrinas en las comunidades como el mejoramiento del suminstro con agua potable pertenecen a estas medidas preventivas.

En 2012 / 2013 se remodela la planta fotovoltáica del centro de salud en Masachapa así que, en caso de una falla de la red pública, se puede continuar con la atención de pacientes y la refrigeración de medicamentos. La planta fotovoltáica también suministra energía para la sirena que da el alarma en casos de tsunamis en la costa.